Ordenación diaconal de Fr. Jorge Iván Cervera

El domingo 22 de enero ha tenido lugar la ordenación de diácono de nuestro hermano Fr. Jorge Iván Cervera Serrano en la parroquia Nuestra Madre del Dolor de Madrid, con una misa solemne presidida por Mons. Carlos Osoro Sierra, cardenal arzobispo de Madrid. Fr. Jorge Iván Cervera, miembro de nuestra comunidad del Colegio San Hermenegildo de Dos Hermanas (Sevilla) es natural de Madrid y antiguo alumno del Colegio Fundación Caldeiro. Cursó la Teología en la Universidad Católica de Valencia, completó también los estudios de Psicología y Comercio Internacional. Tras haber pasado cinco años como educador social y colaborador en la pastoral juvenil, en la actualidad es el responsable del área pastoral de los Colegios Amigó.

El recibimiento y la presentación tuvieron lugar juntamente con la Eucaristía del día, presidida por el arzobispo de Madrid, Mons. D. Carlos Osoro Sierra y concelebrando el Vicario episcopal, D. José Luis Díaz, el P. Provincial de los Amigonianos, P. Jürgen Hoffend, el párroco de Ntra. Madre del Dolor, D. Félix Martínez, los otros presbíteros de la parroquia, P. Cruz Goñi, P. Javier López y P. José Luis Muñoz, y de las comunidades amigonianas, P. Miguel Vadillo, P. Angel García, P. Jose Luis Gómez de Segura, P. José Luis Castillejo, P. Félix Jiménez y el párroco de Ntra. Sra. de Monte Sión de Torrent, P. José Vicente Miguel y el párroco de Santa Adela de Madrid, D. Cruz Miguel Pérez.

Además de los feligreses, estuvieron presentes sus padres, Jorge y Mari Carmen, acompañando con emoción y alegría a su hijo, su familia, los religiosos amigonianos de las comunidades de Curia Provincial, Colegio Fundación Caldeiro, Colegio Santa Rita, Colegio San Hermenegildo, Colegio Monte Sión, Colegio Amigó, Colonia San Vicente, Casa de los Muchachos, Residencia Amigó y Seminario San José, y una representación de la Hnas. Terciarias Capuchinas, así como un grupo de jóvenes laicos pertenecientes a la familia amigoniana.

Ejerció de maestro de ceremonias. Daniel Escobar. Tras la procesión y canto de entrada, acompañado por el coro de la parroquia, se inició la celebración con el saludo del párroco y del presidente, deseando que el Señor bendiga, ilumine y fortalezca al nuevo diácono. Las moniciones, las lecturas y el salmo las proclamaron jóvenes de la parroquia y del colegio: Fátima de Lara, Mª Carmen Escribano e Iñigo Trueba. El Evangelio lo proclamó el diácono permanente de la iglesia de Madrid. Antes de la homilía, Jürgen Höffend, Superior Provincial, presentó al obispo al candidato. Jorge queda elegido así para el Orden de los diáconos.

En la homilía, el Sr. arzobispo señaló que “Dios es el Señor del mundo y el verdadero Evangelio es el de Jesucristo”. “Con Él ha llegado el Reino y su señorío se está realizando”. “Nosotros somos cooperadores en la construcción del Reino.” “Algunos como Jorge han sentido el Evangelio de Jesucristo en su día a día, quieren ver y seguir a Jesús, hacerse solo de Dios en clave de amor”. Don Carlos recordó la relación que mantiene con los Amigonianos, desde su estancia en la parroquia de Torrelavega y su implicación educativa con los menores en situación de dificultad. Así se lo recordó a Jorge, “vuestro carisma amigoniano sigue teniendo gran actualidad, por tu vocación amigoniana, tu servicio en el ministerio diaconal tiene que ir dirigido a los jóvenes más desfavorecidos y con mayor necesidad”, con la proclamación del Evangelio, la llamada y la curación de sus heridas.

En el rito de la ordenación, el candidato expresó su disponibilidad y compromiso para servir y proclamar el evangelio. Jorge, postrado en el suelo escucha la letanía de los santos, bien dirigida e interpretada por Fr. David. Con la imposición de manos y la hermosa Plegaria de Ordenación, Jorge quedó constituido diácono. “Dios que comenzó en ti la obra buena, él mismo la lleve a feliz término”, deseo hecho oración con el que el obispo culminó el intenso interrogatorio.

Jorge ya con la estola y la dalmática comienza a actuar como diácono y prepara el altar, y continúa la eucaristía. Silencio y palabras acompañan la plegaria eucarística. El nuevo diácono nos hace su primera invitación en su ministerio: “Daos fraternalmente la Paz”. Durante la comunión se suceden los cantos y la alegría de una fiesta. “Que la alegría de Cristo sea vuestra fuerza. Podéis ir en Paz”. Así despide Jorge la celebración.

Terminada la oración después de la comunión, siendo real y auténtico, Jorge dirigió unas palabras muy sentidas y personales a todo el pueblo de Dios. De agradecimiento a Dios por su vocación y por su llamada en esta congregación amigoniana. Da gracias por sus padres, por la Iglesia, por los hermanos y hermanas de los Amigonianos, por sus amigos, por todas las personas que le han acompañado en su itinerario vocacional, y a toda la comunidad parroquial por su recibimiento y acogida, por tanta gente que ha colaborado en la preparación de la celebración y por el coro que ha acompañado la celebración

Gracias por haber comprobado la obra de Dios en su vida y en la vida de las personas que le rodean, con muestras de gran alegría en todos. Nos recordó que el centro es siempre Dios y el verdadero motor está en el corazón de todos los fieles, en la comunidad. Su compromiso es estar al servicio de la comunidad y hacer visible el rostro de Dios en el mundo, que es el de Jesús con su misericordia y amor. “Para mí la vida es Cristo y el morir una ganancia” (Filipenses, 1,21)

El P. Provincial, Jürgen Hoffend, agradeció a don Carlos haber aceptado la invitación a la ordenación diaconal de Jorge y haber compartido con toda la comunidad y familia amigoniana esta espléndida celebración.  Ambas intervenciones fueron contestadas con un gran aplauso de los asistentes. 

Ha sido un acontecimiento de singular importancia para la comunidad colegial y parroquial, con la participación de unas 400 personas. Tras la celebración, un pequeño ágape fraterno en el comedor de la comunidad, compartieron mesa el nuevo diácono y el cardenal, junto con su familia y religiosos amigonianos y amigos, en amena charla informal, que permitió las felicitaciones y los agradecimientos personales. Y concretar para octubre la fecha de la próxima ordenación sacerdotal. ¡Enhorabuena, Jorge!

Texto: Fr. Carlos Sagardoy

Fotos: Fr. César Rodríguez

Compartir