Las Hermanas Terciarias Capuchinas y un menor inmigrante no acompañado, Premios INFANCIA 2010

  • Angélica Such ha entregado los Premios Infancia 2010
  • El objetivo es reconocer públicamente la labor de quienes han contribuido a divulgar los derechos del Niño y a fomentar, promocionar y desarrollar el respeto de sus derechos
  • Con este acto, Bienestar Social clausura una semana de actos dedicados a conmemorar el Día Universal de la Infancia
La Congregación de las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia y el menor El Maati Kantass han sido galardonados con los Premios Infancia 2010, que concede la Conselleria de Bienestar Social como reconocimiento a la labor realizada a favor de la sensibilización, la promoción y la defensa de los derechos de la infancia.

La consellera de Bienestar Social, Angélica Such, ha entregado los galardones de la segunda edición de estos Premios en la víspera de la conmemoración del Día Universal de la Infancia, en el que la Generalitat clausura una semana de actos conmemorativos realizados en los diferentes recursos que dispone del Sistema de Protección de Menores.

"Los jóvenes consumen cocaína con los amigos"

La entidad acaba de terminar su cuarto estudio sobre las drogas y sus conclusiones no son muy alentadoras.

El Servicio de Orientación y Ayuda al Menor (SOAM) de Torrelavega acaba de terminar su cuarto estudio sobre las drogas. Le ha dedicado a la cocaína y su coordinador, el sacerdote amigoniano Félix Martínez Ortega, alerta sobre el consumo de esta sustancia entre los jóvenes: «Muchos reconocen que la consumen y que lo hacen con los amigos». El siguiente paso será informar e implicar a las familias, los institutos, las asociaciones...

Un lugar para volver a ser hijos

El centro desarrolla un programa pionero para evitar la violencia filio-parental que tiene un éxito del 93%.

La Colonia San Vicente Ferrer de Burjassot atiende a 24 menores que maltratan a sus padres

Un cuidado jardín con altas palmeras escolta el simétrico edificio ocre en el que pasarán, como mínimo, varios meses. El aleteo de unos pájaros enjaulados da la bienvenida a cada uno de los adolescentes que ingresan en la Colonia San Vicente Ferrer por haber maltratado a sus padres. Es hora de cambiar antes de que la violencia les separe de su familia para siempre. Allí aprenderán a volver a ser hijos.

En lo que va de año 24 jóvenes de entre 14 y 18 años han entrado en las instalaciones de Burjassot. Cumplen las medidas de internamiento dictadas por los magistrados de menores de Valencia, Alicante y Castellón después de que sus progenitores presentaran una denuncia contra ellos.