Espiritualidad y ecumenismo

 

“Pinceladas de Ecumenismo de la mano de la Beata Gabriela de la Unidad”, ha sido el título de la nueva conferencia del ciclo “El último martes, con los primeros”, impartida por D. José Antonio Lizondo de Tejada, laico de la Parroquia Nuestra Madre del Dolor, que ha tenido lugar este 28 de enero, organizada por la Parroquia Nuestra Madre del Dolor y el Colegio Fundación Caldeiro de Madrid.

El párroco, P. Javier López, presentó al ponente, D. José Antonio Lizondo de Tejada, como amigo y colaborador. Es licienciado en Derecho y Filosofía, teólogo y traductor, y un estudioso de la espiritualidad, sobre la que ha impartido algunos cursos. Su interés por el Ecumenismo le llevó a conocer a la Beata Gabriela.

La hermana María Gabriela Sagheddu fue beatificada en 1983 por Juan Pablo II y propuesta como modelo de ecumenismo espiritual en el número 27 de la encíclica Ut unum sint de 1995. El papa Francisco, en su Exhortación Apostólica del 19 de marzo de 2018 “Gaudete et exultate” sobre el llamado a la santidad en el mundo actual, vuelve a presentarla como ejemplo de santidad en el número 5 cuando expone: “Recordemos, por ejemplo, a la beata María Gabriela Sagheddu, que ofreció su vida por la unión de los cristianos”.

Ya Pablo VI, en el decreto conciliar "Unitatis redintegratio", nos recordaba que el primer y más verdadero movimiento ecuménico viene del mismo Jesús que "antes de ofrecerse como víctima inmaculada en el altar de la cruz, oró al Padre por los creyentes, diciendo: «Que sean todos uno, como tú Padre estás conmigo y yo contigo; que también ellos estén con nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste» (Jn 17,21) e instituyó en su iglesia el admirable sacramento de la Eucaristía, por el cual se significa y realiza la unidad de la iglesia” (cap. I).

20200205Ultimomartes2

José Antonio hizo un recorrido por el camino secular de la Iglesia a través del tiempo y su pasión ecuménica. Ya en 1274, con el Concilio de Lyon, nacieron los primeros intentos de restablecer la unidad de los cristianos y en el Concilio de Florencia de 1439 se formulaban ya las primeras propuestas para la reunificación de las Iglesias de Oriente y de Occidente. En la época modera, una de las primeras iniciativas aparece en 1838, con un grupo de anglicanos y otros, donde nace la idea de invitar a los cristianos a una semana de oración por la unidad. El papa León XIII, con cartas apostólicas emitidas entre 1895 y 1897, alienta el trabajo de estos grupos, destinados a difundir los ideales de unión.

El pastor episcopaliano Paul Wattson, en 1907 lanza la iniciativa de un octavario de oración, fijándolo del 18 de enero, fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma, al 25 de enero, memoria de la Conversión de San Pablo. En 1916, el papa Benedicto XV extiende la octava de oración al mundo entero. Durante el pontificado de Pío XI, un monje de Mont-César, Lambert Beauduin, funda en 1925 el Monasterio de la Unión, para el acercamiento a la Iglesia oriental. Pero es el padre Paul Couturier, el que en 1937 da un significativo giro programático proponiendo una nueva fórmula para la octava, pidiendo en sus oraciones la unidad de la Iglesia “como Dios la quiere y a través de los medios que quiera”. Es el llamado ecumenismo espiritual, un nuevo camino de reconciliación volviendo al Evangelio.

En enero de 1938, la invitación a participar en la octava de oración llega a la Trapa de Grottaferrata. Allí se encuentra María Gabriela Sagheddu. Su vida aparece dirigida por unos pocos principios esenciales: la gratitud por la misericordia con que Dios la envuelve, llamándola a pertenecerle exclusivamente a Él y el deseo de responder con todas sus fuerzas a la gracia. Gabriela se sentía definida por la misión del ofrecimiento, del don total de sí misma al Señor.

Cuando su abadesa, M. Pía Gullini, persona de fuerte sentido ecuménico, a petición del Padre Couturier, presentó a las hermanas la demanda de oración y sacrificios por la gran causa de la unidad de los cristianos, Gabriela se sintió rápidamente impulsada y empujada a ofrecer su joven vida. "Siento que el Señor me lo pide, me siento impulsada incluso cuando no quiero pensar en ello", confía a la abadesa. Ante la laceración del Cuerpo de Cristo, advierte la urgencia de la ofrenda de sí, cumplida con una coherencia fiel hasta la consumación. La tuberculosis apareció en el cuerpo de la joven hermana, hasta entonces sanísimo, desde el día mismo de su ofrenda, llevándola a la muerte tras quince meses de sufrimiento.

La tarde del 23 de abril Gabriela concluyó su larga agonía, completamente abandonada a la voluntad de Dios, mientras las campanas tocaban a rebato, al terminar las vísperas del domingo del Buen Pastor, cuyo Evangelio proclamaba: “y habrá un solo rebaño y un solo pastor”. Su ofrecimiento, incluso antes de su consumación, fue recibido por los hermanos anglicanos y ha encontrado eco en el corazón de creyentes de otras confesiones. La afluencia de numerosas vocaciones es el don más concreto de Sor María Gabriela a su comunidad. Su cuerpo, encontrado intacto con ocasión del reconocimiento en 1957, reposa ahora en una capilla adyacente en el monasterio de Vitorchiano, donde se ha transferido la comunidad de Grottaferrata.

San Juan Pablo II beatificará a Gabriella en enero de 1983, al final de la semana de oración por la unidad de los cristianos, reconociendo no sólo la santidad monástica de la pequeña monja cisterciense sino también, además, reconociendo el origen de un camino ecuménico que brota de la sangre de Cristo en la cruz. Su historia, a través de la vocación trapense primero, y a través del ofrecimiento de la vida por la unidad de los cristianos después, está toda marcada por estos tres mismos valores esenciales: conversión, inmolación por los hermanos, oración».

Se trata, por tanto, de un camino de conversión, de sacrificio y de oración, o, utilizando las palabras de Juan XXIII, de abnegación, de humildad y de servicio, que la Iglesia considera la fuerza animadora y generadora del camino ecuménico. El Papa Francisco en su mensaje a los hermanos musulmanes para el Ramadán 2013 añadirá, enfatizándolo enérgicamente, la expresión “mutuo respeto”. Amabilidad hacia las personas por las que nutrimos consideración y estima, algo que se comparte entre ambas partes.

Sea cual sea la idea que tenemos y amamos de ecumenismo espiritual, para vivirlo sólo podemos seguir las indicaciones que nos vienen de la Iglesia. Se trata siempre de salir del individualismo que atrofia el alma y preguntarnos sinceramente si damos o no el primer paso hacia el otro, si tenemos un corazón abierto al abrazo fraterno, si no somos selectivos, sino universales, es decir, católicos.

Por Fr. Carlos Sagardoy

 

Más noticias recientes...

Compartiendo experiencias sobre la ...
25 Feb 2020

  Una docena de representantes de los Colegios Amigonianos participaron el pasado viernes 21 de febrero en el “I [ ... ]

Charla-coloquio sobre la dimensión ...
21 Feb 2020

  El próximo mates 25 de febrero, la Parroquia Nuestra Madre del Dolor de Madrid acogerá una nueva charla del ci [ ... ]

La Familia Amigoniana, en el Congre...
20 Feb 2020

  Del 14 al 16 de febrero de 2020 se ha celebrado en Madrid el Congreso de Laicos bajo el lema “Pueblo de Dios e [ ... ]

Pascua Juvenil Amigoniana 2020
17 Feb 2020

  Se acerca la Cuaresma y, como pide la tradición, los Amigonianos queremos hacerte una oferta para vivir este ti [ ... ]

P. Benito Gil: Una vida entregada p...
11 Feb 2020

  El pasado domingo 9 de febrero fallecía, a la edad de 80 años, el religioso amigoniano Benito Gil Yuste, mi [ ... ]

Espiritualidad y ecumenismo
05 Feb 2020

  “Pinceladas de Ecumenismo de la mano de la Beata Gabriela de la Unidad”, ha sido el título de la nueva conf [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1

Para ofrecer los servicios de la web http://www.amigonianos.org y poder administrar la página, TERCIARIOS CAPUCHINOS PROVINCIA LUIS AMIGÓ utiliza cookies propias y de terceros.
Sólo si nos autoriza a guardar las cookies en su ordenador, le será permitido navegar por la página web y ver toda la información y servicios. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, coinsulte la política de cookies.